Jue06202019

Last update04:05:39 PM

Back Usted está aquí: Home Humanidades y ciencias sociales Proyectos Estudian la evolución de las redes de intercambio e interacción social hace miles de años

Estudian la evolución de las redes de intercambio e interacción social hace miles de años

Un equipo internacional liderado por el CSIC estudia la evolución de las redes de intercambio e interacción social en el Mediterráneo Oriental, miles de años atrás. También evaluarán algunas de las actuales y sofísticadas técnicas de análisis, como las usadas en el Museo del Louvre, donde existe el único acelerador de partículas del mundo ubicado en un museo y dedicado íntegramente al estudio de arte y patrimonio.

 

Los científicos han realizado análisis en el Accélérateur Grand Louvre d'analyse élémentaire (en la imagen), el único del mundo ubicado en un museo y dedicado al arte y al patrimonio.

El proyecto OBSILEVANT, dirigido por el investigador Ferran Borrell de la Institución Milá y Fontanals (IMF-CSIC), se centra en determinar el rol que pudieron jugar las redes de intercambio a larga distancia en el desarrollo y difusión de la agricultura en Próximo Oriente hace unos 10.000 años. Para ello, se están analizando las herramientas líticas hechas de obsidiana, y que fueron halladas en varios yacimientos arqueológicos de época Neolítica de Jordania (Kharaysin), Siria (Qarassa) e Israel (Ahihud y Motza).

En estos yacimientos y países no hay afloramientos naturales de obsidiana y los más cercanos se encuentran en distintos puntos de Turquía (Capadocia y el este del país) o en Armenia. Entonces ¿cómo llegó la obsidiana hasta esos lugares? La presencia de objetos de obsidiana indica que hubo circulación de objetos acabados o materias primas procedentes de lugares a más de 1000 km de distancia, dicen los científicos.

El equipo estudiará la composición química de los objetos, para determinar con precisión la procedencia de cada artefacto y, por tanto, conocer la evolución de las redes de intercambio que permitieron la circulación de dicho material a lo largo de los años en los que estos yacimientos estuvieron habitados.

Hace miles de años había circulación de objetos o materias primas procedentes de lugares a más de 1000 km de distancia

Otro de los objetivos del proyecto es metodológico: los científicos quieren averiguar la fiabilidad y ventajas de las distintas técnicas que se utilizan para averiguar la composición química de la obsidiana.

En este sentido, se han realizado una serie de análisis a ciegas (‘blind tests’) en tres laboratorios (Universidades de Manchester y de Burdeos, y Museo del Louvre) y utilizando tres de las técnicas más comunes: Espectroscopia de Fluorescencia de Rayos X portátil, Emisión de Rayos X Inducida por Partículas y Espectrometría de Masas con Fuente de Plasma de Acoplamiento Inductivo. Los resultados permitirán evaluar el grado de fiabilidad de cada técnica, así como sus pros y contras en base a las características de las muestras a analizar (tamaño, grosor, alteraciones de la superficie, etc).

Hace un mes, los investigadores Ferran Borrell (IMF-CSIC) y F.-X Le Bourdonnec (Universidad de Burdeos) llevaron a cabo un total de 150 análisis en el Accélérateur Grand Louvre d'analyse élémentaire, el único en el mundo ubicado en un museo y dedicado íntegramente al estudio de obras de arte y patrimonio. Dichos análisis se llevaron a cabo en las instalaciones del Museo del Louvre en el marco del programa europeo H2020 IPERION CH.

 

 

Un equipo internacional liderado por el CSIC estudia la evolución de las redes de intercambio e interacción social en el Mediterráneo Oriental, miles de años atrás. También evaluarán algunas de las actuales y sofísticadas técnicas de análisis, como las usadas en el Museo del Louvre, donde existe el único acelerador de partículas del mundo ubicado en un museo y dedicado íntegramente al estudio de arte y patrimonio.