Sáb10192019

Last update02:51:07

Back Está aquí: Home Medio Ambiente Historias de éxito Central de biomasa vegetal para generar electricidad y bioaceite mejorado

Central de biomasa vegetal para generar electricidad y bioaceite mejorado

El Instituto de Carboquímica del CSIC ha firmado un contrato con la empresa UxúeBioenergia y Renovables para diseñar y poner a punto, en Zaragoza, una planta de combustión de biomasa vegetal para la obtención paralela de electricidad y de bioaceite.

La nueva tecnología permite transformar residuos agroforestales en electricidad y bioaceite con propiedades mejoradas. La planta tendrá capacidad para procesar 200 kilogramos por hora de biomasa en base seca (1.728 toneladas anuales) y de las cuales se puede obtener algo menos de 900 toneladas de bioaceite al año, es decir, más o menos la mitad del peso de la biomasa seca.

Se trata de un proyecto de demostración para poner a punto la tecnología patentada por los investigadores del Instituto de Carboquímica del CSIC y que tiene, como ventajas, “la flexibilidad, el poder generar simultáneamente electricidad y bioaceite con propiedades mejoradas”, tal como explica el investigador del CSIC Ramon Murillo.

No obstante, lo que destaca de esta planta no es tanto la electricidad sino el bioaceite, explica Murillo, que podrá usarse como combustible o como materia prima para refinería una vez estabilizado. “Se ha mejorado su estabilidad, algo fundamental para poder almacenarlo sin que se resientan sus propiedades”.

“Las propiedades de esta clase de bioaceite en bruto normalmente no son muy estables”, añade Murillo. “Cuando se almacena, se separa en fases (una de aceite y otra acuosa) y se repolimeriza. Eso obliga, al cabo de un tiempo de almacenamiento, a procesarlo de nuevo para conseguir una emulsión homogénea”.

Para evitarlo, en la nueva planta se trabajará con catalizadores que se incorporaran a la biomasa para conseguir un bioaceite con un pH adecuado que le permita resistir el almacenamiento . Murillo añade que tienen ya “una lista de candidatos catalizadores”, que facilitan el proceso de obtención de bioaceite.

Se trata, además, de catalizadores que se reactivan en el mismo proceso. Normalmente lo que se haría es poner el catalizador con la biomasa, que tras la pirólisis quedaría desactivado, pero que se puede reactivar tras su limpieza. “En nuestro proceso, los catalizadores se reactivan solos en el mismo proceso. No es nada mágico, se trata de catalizadores naturales que tienen esa capacidad. Pero hay que diseñar y optimizar el proceso”.

UxúeBioenergía y Renovables explotará esta tecnología a nivel mundial, empezando en 2012 con una planta en Córdoba para procesar 30.000 toneladas de biomasa y completando el escalado en Ucrania en el año 2013 con una planta para procesar hasta 150.000 toneladas y una potencia nominal de 20 a 25 megawatios eléctricos, suficiente para suministrar electricidad a unas 5.000 hogares.

Las plantas de biomasa nunca pueden ser demasiado grandes, aclara Murillo, por la limitación logística que supondría tener que transportar la biomasa, residuos forestales y agrícolas, así que la capacidad y su consiguiente potencia viene determinados por el volumen de biomasa producido localmente.

Más información:

Vicepresidencia Adjunta
de Transferencia del Conocimiento
Instituto de Carboquímica
Cristina Cilleruelo
Tel. 976 73 39 77
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.